Cómo limpiar un colchón muy sucio

Para asegurarte un buen descanso no solo es necesario una cama adecuada y una ropa de cama limpia, también es de vital importancia mantener tu colchón limpio.

Por tal razón es importante mantener el colchón en inmejorables condiciones y para ello es importante mantenerlo limpio y en condiciones óptimas. Cambiar la ropa de cama no es suficiente ya que el colchón es el hábitat de algunos insectos perjudiciales para la salud como los ácaros.

Como una medida de mantenimiento preventivo, es recomendable airear el colchón cada vez que se cambien las sábanas o por lo menos cada dos semanas. Al momento de cambiar las sábanas aproveche para sacar su colchón al exterior, exponerlo al sol y dejando que se ventile por dos o tres horas.

En el día a día evite tender su cama apenas se levante, ya que de esa manera lo que ocasiona es que los ácaros queden encapsulados entre la ropa de cama y el colchón, beneficiando su reproducción. En cambio deja la cama sin sábanas por un rato, de ser posible déjela sin ropa de cama hasta que vaya a utilizarla en la noche.

Esta recomendación es muy útil para eliminar ácaros debido a que estos insectos mueren al estar expuestos al aire fresco y la luz. Por tanto dejar la cama sin sábanas eliminará los indeseables ácaros.

Limpieza de un colchón muy sucio

Para limpiar un colchón muy sucio debe comenzar retirando la ropa de cama y aspirando por ambos lados el colchón, sin dejar ningún lugar sin aspirar. Lave la ropa de cama con agua caliente para eliminar los ácaros que puedan alojarse entre las sábanas.

Comienza aspirando la parte superior del colchón y aspira ambos lados minuciosamente. Esparce bicarbonato de sodio sobre toda la superficie del colchón y frótalo suavemente con un cepillo. Deja que el bicarbonato actué por diez minutos y aspira.

Elimine las manchas de su colchón dependiendo del tipo de mancha. Algunas manchas más comunes son las de sangre, orina y otros fluidos corporales. Las manchas que se tratan de manera inmediata son más fáciles de limpiar, mientras que las que se secan son más resistentes.

Las manchas de sangre seca pueden tratarse realizando una pasta con 1/4 de taza de peróxido de hidrógeno (3%) 1 cucharada de jabón líquido para platos y 1 cucharada de sal de mesa. Integra los ingredientes y aplícalos sobre la mancha, espere que se seque y raspe los residuos. Utilice un paño mojado en peróxido de hidrogeno sobre las manchas más resistentes. Limpia con un paño húmedo toda la superficie y espera que se seque.

Las manchas de orina, una vez secas son bastante difíciles de eliminar, pero no imposible. Utiliza una solución de 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en 8 onzas de peróxido de hidrógeno y una o dos gotas de jabón líquido para platos. Aplica la solución en toda la superficie del colchón sin exagerar en la cantidad para no dañar la parte interna. Deja reposar media hora y retira con un paño húmedo.

Si la mancha persiste, espere hasta que la zona se haya secado y mezcla 3 cucharadas de detergente en polvo seco y 1 cucharada de agua para hacer una espuma seca. Aplica sobre la mancha y déjelo reposar durante 30 minutos.

Retira la pasta seca con una cuchara o espátula. Utilice un paño humedecido en peróxido de hidrógeno para eliminar cualquier trozo de pasta. Proceda a aspirar los residuos.

Para otros fluidos corporales como los vómitos, ventila la habitación y con ayuda de un trapo aplique amoníaco casero no diluido y sin perfume. Recuerda no empapar el colchón. Limpie el área con un paño limpio y húmedo, espolvorea bicarbonato de sodio para neutralizar el olor a amoniaco y elimina la humedad persistente. Deja que se seque y luego aspira el área completamente. Este procedimiento debes realizarlo en ambas caras del colchón.

Proteger el colchón del sucio

Para mantener tu colchón limpio y en perfectas condiciones debes realizar la rotación de los mismos. Si es de muelles internos o de espiral debes voltearlos de lado a lado y de arriba abajo todas las semanas, durante los tres primeros meses de uso, luego trimestralmente.

Si tu colchón posee la parte superior acolchada, no puedes darle la vuelta completa, pero si rotarlo de arriba a acabo cada temporada.

La limpieza de los colchones es ardua y tediosa, por ello es recomendable adquirir una funda de colchón lavable, elaborada en tela pero con una capa impermeable que evite que los líquidos y la piel muerta toquen su colchón.

En caso de que algún líquido se derrame sobre la superficie solo debes retirar la funda y lavarla. Esto evitará que su colchón se manche o tenga olores desagradables.

 

0/5 (0 Reviews)