Saltar al contenido

Limpiar el interior del coche

Se puede llegar a pensar que limpiar el interior del coche puede ser una tarea sencilla y rápida de hacer, pero puede convertirse en un auténtico caos. Siempre está la opción de llevarlo al auto lavado profesional más cercano a tu residencia o de tu oficina, pero con los consejos que te daremos hoy puedes conseguir ahorrarte algo de dinero, divertirte con tus hijos o amigos, o conseguir una sencilla excusa para poder quedarte en casa para disfrutar algo de tiempo en familia.

Ya sea que quieras quitarle un poco el polvo a tu vehículo, limpiarle algo de fango que te quedo del otro día lluvioso, te toque combatir esos olores difíciles a comida, bebida o te consigas manchas difíciles, te vamos a ayudar con algunos tips y desearte algo de suerte en tu nueva tarea. Solo tienes que seguir un orden en cuestión y saber que producto o técnica utilizar en cada caso que te consigas, ¿estás preparado para la misión?

Aquí si tienes que empezar a limpiar el interior del coche por un punto para poder seguir con otras etapas, esto con la idea de evitar tener que limpiar donde ya limpiaste primero, no puedes lavar primero los vidrios del vehículo sin haber empezado a limpiar la carrocería, por ejemplo, y ni pensar que empieces a limpiar los vidrios, pero te aburres y vas a directo a las llantas, y dejas los vidrios llenos de jabón, ¿impensable verdad?

Ordenar el interior del coche, primera misión

Para empezar a limpiar el interior del coche, darle un vuelco a la apariencia de tu vehículo sin que tener que pintarlo, que saldría mucho más caro, sería darle orden, conseguir todos los adornos que tenemos dentro y fuera del vehículo, hacerlos a un lado y partir por organizar todos esos objetos que no forman parte del automóvil y que pueden estropear y retardar nuestra hazaña, nuestra nueva misión que es la de lavar el automóvil.

Recoge, ve limpiando, selecciona lo que uses o no uses, tira a la basura aquellos objetos que sabes que por más que los quieras, no volverán a tener utilidad en tu vida ni en la del coche, esas cajas que quedaron de la última salida a cenar que tuviste en familia, puedes darle vida pero fuera de tu coche, las botellas de gaseosas, aromatizantes desgastados, cajas de dulces vacías, todas, sácalas de tu coche.

Aspirar el interior del coche

Cuando ya tengas seleccionado los accesorios que te sirven y no sirven, puedes empezar a hacer algo importante, aspirar el interior del coche, para empezar esta tarea necesitas una aspiradora, que la puedes conseguir en auto lavados o estaciones de servicio, buscar en tu armario de las últimas compras que hiciste en el súper, seguro verás una escondida en tu armario, y es probable que arroje mejores resultados.

Limpiar la tapicería

Para limpiar el interior del coche, la tapicería es muy importante. Para esta labor existe inmensidad de productos especializados, pero también quedan los métodos de las amas de casa, secretos guardados de años de limpieza, ya tienes dos vías a seguir, te explicaremos la segunda.

Limpiar la tapicería con amoniaco y el agua

Mezcla algunas cucharadas de amoniaco en un litro de agua, cualquier amoniaco cumplirá la función. Luego moja un trapo que logre mantenerse integro, para que no gotee, con la mezcla que acabas de realizar. Restriega la tapicería siguiendo los patrones que te impone el tejido del mismo y deja evaporar la tapicería mojada con las ventanas abiertas del vehículo.

Si se te ha complicado la segunda opción, siempre puedes recurrir a la primera, pero más costosa, conseguir algún limpiador de espuma seca dedicado para limpiar tapicería del coche. Luego necesitaras la aspiradora para extraer la mezcla del tejido. Consejo número 1, si vas a limpiar la tapicería del coche de las invasivas manchas, haz este último paso primero.

Ya dejamos limpio los tejidos del interior del coche, ahora vamos por algo más sencillo, limpiar los vidrios.

limpiar los vidrios

Algunas personas se saltan este paso, ya sea por pereza o sencillamente se les olvida, pero eso necesario para evitar perder visibilidad, especialmente durante la noche. Para este paso te servirá cualquier producto para limpiar vidrios convencionales, ya que por dentro no tendrás que luchar contra las manchas difíciles como las dejadas por mosquitos disecados o el excremento de las aves.

Limpiar las alfombras

Te recomendamos un método infalible de las abuelitas, más trabajoso, pero igual de efectivo que otros métodos más costos. Consiste en restregar las alfombras con un cepillo, alguna vara o golpearlas contra el piso. Puedes aplicarle incluso agua con jabón a las alfombras si notas que la suciedad esta difícil de remover.

Limpiar el tablero de controles y demás partes solidas en el interior

Una buena opción donde no deberías escatimar costos seria en conseguir un limpiador con repelente al polvo, es algo costoso, pero vale la pena ya que va a mantener estos sectores más limpios por más tiempo.

Para los espacios que se mantienen muy juntos, pero no lo suficiente y son el lugar perfecto para que se acumule el polvo, puedes probar removerlo con algún utensilio de cocina como la espátula, siempre cuidando no rayar el tablero.

Si no te sientes en confianza, puedes optar por usar la silicona especial para esto, y te ahorras un posible rayón. Si la ves muy seca y no se dispersa bien por el sector, puedes utilizar agua para diluirla un poco.

Qué hacer si nos afrontamos con una mancha complicada

Si quieres y respetas tu coche, por más que hayas intentado cuidarlo, igual habrá pasado, que hayas hechos algo dentro del coche y acabes creado una mancha difícil de remover. Solo bastará que caiga el contenido de algún alimento para ensuciar la tapicería de una manera, que sería complicada resolverla con los métodos antes citados.

Por consiguiente, te mostraremos las soluciones. Las más difíciles de quitar son las de grasas, una de las cosas que la hace complicada es que no puedes removerla y meterla en la lavadora.

Te traemos este método para limpiar el interior del coche, extrae la mayor cantidad posible de grasa que haya caído a la tapicería con una cuchara, luego coloca un papel que logre absorber lo que no se pudo remover.

Coloca bicarbonato de sodio sobre el sector afectado y déjalo hasta 10 minutos allí para que absorba el restante. Remueve el bicarbonato de sodio con un cepillo y luego genera algo de fricción con un paño húmedo en el lugar. Ya puedes limpiar la tapicería como describimos antes.