Limpiar colchón en seco

La limpieza al seco no significa que no se utilice ningún líquido, sino que minimiza la cantidad de líquido que se utiliza para no deteriorar el interior del colchón. Además se utilizan diversos productos químicos , diferenciándose fundamentalmente por el solvente utilizado, siendo los más típicos el Percloretileno(P), los Hidrocarburos(HC) y los fluidos siliconados(Si).

La denominación la “limpieza en seco” no es un sistema absolutamente seco o realizado utilizando solo aire. Este proceso se realiza utilizando productos químicos llamados solventes, que disuelven la grasa y manchas, para que, con el secado posterior, el colchón esté listo para su utilización.

Limpiar en seco te garantiza que quitará el sucio de tierra y polvo de tu colchón, pero si existen manchas, debes aplicar algún tratamiento especial para eliminarlas. Es importante que la limpieza al seco se realice en un lugar ventilado, ya que los productos suelen ser tóxicos.

Los colchones son complicados de limpiar, y exceder la cantidad de agua en su limpieza solo provocará humedad y eventualmente moho. Es por ello que la limpieza al seco es conveniente para la limpieza de los colchones.

En el mercado hay diversidad de productos generalmente en spray que contienen espuma seca, que se aplican sobre la superficie del colchón, se extiende y se deja reposar para que los agentes activos actúen sobre la superficie. Este tipo de espuma seca penetra en las fibras fácilmente y elimina la suciedad y manchas sin mojar en exceso las capas interiores del colchón.

Aunque es procedimiento de lavado al seco preferiblemente debe ser realizado por profesionales, también hay métodos caseros para limpiar al seco tu colchón.

Métodos caseros de limpieza en seco

En primer lugar debes cepillar tu colchón para remover los restos de polvo y suciedad acumulada. Para evitar que las capas inferiores se mojen más de lo necesario utiliza un cepillo en seco, de cerdas suaves.

A continuación aspira toda la superficie, aunque se vea limpio, el polvo se acumula en su interior, por ello este paso es importante para eliminar cualquier residuo.

Los colchones se deben limpiar con solventes sin agua, puedes utilizar alcohol medicinal, toallitas de bebé, agua oxigenada o productos de limpieza en seco. Aplícalos con un trapo seco y en una mínima cantidad.

También puedes utilizar bicarbonato de sodio, el cual se esparce sobre la superficie, se deja que actúe unos minutos y se retira con un paño húmedo para finalmente aspirar.

Otro remedio bastante eficaz y que no requiere que mojes el colchón es rociar un poco de vinagre sobre la superficie y esparcir bicarbonato de sodio. Debes dejar que la mezcla actúe durante unos minutos y luego retiras los residuos con un paño húmedo. Deja que se seque o ayuda al proceso de secado con un secador o un ventilador.

El agua oxigenada también funciona perfectamente para limpiar los colchones. Combina el agua oxigenada con bicarbonato de sodio, unas gotas de detergente líquido y si deseas unas gotas de algún aceite esencial para desodorizar tu colchón.

Esta solución se aplica con un rociador, se deja actuar y posteriormente se retira con un trapo apenas húmedo. Deja secar.

Cuidados de un colchón

La prevención es esencial en el cuidado de los colchones, por ello debes evitar que se manchen ya que además de dar un aspecto poco higiénico, la acumulación de polvo y ácaros producirá enfermedades respiratorias, oculares y cutáneas.

Por ello es recomendable que utilices un protector bajo las sábanas para evitar que el colchón se ensucie. En caso de manchas debes limpiarlo de manera inmediata para evitar que se seque y produzca manchas difíciles de remover.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *