Colchones antiescaras

Colchones antiescaras o para tratar úlceras de presión

Los colchones antiescaras son el medio más eficaz para prevenir las úlceras. El reposo prolongado de los pacientes está lleno de consecuencias y complicaciones, pudiendo dar paso a las úlceras por presión, que son uno de los peligros más graves que enfrentan los pacientes en cama. Por eso una persona con restricciones de movimiento necesita de muchos cuidados.

El cuerpo humano no está diseñado para estar permanentemente acostado o sentado. Esta posición estática conduce a trastornos circulatorios en lugares de contacto constante con la superficie, causando necrosis de los tejidos y la aparición de daños profundos extremadamente dolorosos y peligrosos para la salud.

Aquellos pacientes cuya movilidad está limitada, necesitan colchones antiescaras que reduzcan la presión en ciertas partes del cuerpo y permitan que la sangre circule libremente en los capilares. Además, es necesario que contengan elementos flexibles y elásticos que ayuden a los músculos a relajarse para prevenir el dolor.

Es importante considerar que la elección de un colchón antiescaras debe basarse estrictamente en las recomendaciones del médico tratante. Si ya estás decidido a comprar uno, aquí te diremos su clasificación, los tipos, cómo hacer para elegir el mejor, indicaciones para su uso y cuidados para que te dure por más tiempo.

Cómo se clasifican los colchones antiescaras

Los colchones antiescaras se adaptan a la forma del cuerpo del paciente, reduciendo la presión sobre los puntos más problemáticos: talones, tobillos, glúteos, hombros. Estos se clasifican de acuerdo a su naturaleza en estáticos, dinámicos e híbridos.

Colchones antiescaras estáticos

Los colchones antiescaras estáticos están diseñados para prevenir heridas y no para tratarlas son adecuados para pacientes que pasan mucho tiempo en la cama, pero que se levantan de vez en cuando y pueden moverse.

Estos colchones de superficie estática se pueden llenar con espuma, aire o líquido. Además, no requieren de una conexión eléctrica, son en muchos aspectos similares a los modelos ortopédicos convencionales. Estos colchones antiescaras sin motor son más económicos.

Colchones antiescaras dinámicos

Los colchones antiescaras dinámicos consisten en secciones huecas en las que se bombea aire con un compresor especial. La presión en las células cambia constantemente, por lo que hay un suave efecto de masaje.

Estos son adecuados para pacientes que no pueden levantarse de la cama y moverse, se usan no solo para prevenir las úlceras por presión, sino también en su tratamiento integral.  Dichos colchones, según el diseño de las secciones se clasifican en: celulares y tubulares.

Generalmente, los colchones dinámicos se usan para tratar las úlceras de decúbito que ya se han formado. Reducen la necesidad de reposicionamiento manual del paciente y proporcionan un nivel óptimo de presión, creando una posición más cómoda para el paciente.

Colchones antiescaras híbridos

Los colchones antiescaras híbridos combinan elementos dinámicos y estáticos. Por lo general, se presentan como insertos de cámaras de aire alternadas y rodeadas por un agente espumante suave.

Los colchones híbridos proporcionan una presión óptima en las cámaras, lo que garantiza un alto nivel de confort. La mayoría de los colchones híbridos antiescaras requieren una bomba de aire para controlar los airbags integrados.

Tipos de colchones antiescaras

Tipos de colchones antiescaras

Los colchones antiescaras se pueden agrupar de acuerdo al material de fabricación y rellenos. En el mercado podemos encontrar una gran variedad, que se pueden usar en camas. Pero también puedes adquirir un colchón antiescaras para sillón.

Colchón antiescaras sin compresor/con compresor. Son colchones de aire que se pueden llenar y desinflar con un aparato en forma automática. Se pueden encontrar algunos modelos con compresores silenciosos y control a distancia.

Debemos considerar que el precio del colchón antiescaras con motor es mayor. También existen los modelos sin compresor que se pueden adquirir como repuesto para quienes ya poseen un compresor.

Colchones antiescaras de látex y espuma. Poseen una traspiración menor pero su precio es más asequible. Están indicados para personas que pueden pararse y que posean un rango alto de movimiento. No se recomienda para personas inmóviles.

Colchón antiescaras viscoelástico y de poliuretano. La gran ventaja de estos colchones es que no se deforman. Se adaptan al cuerpo al acostarse y regresan a su estado original cuando te levantas o mueves. Distribuyen el peso de manera uniforme y son muy confortables

Colchones antiescaras de agua. Funciona y se siente igual que un colchón de agua, pero con la ventaja de prevenir las úlceras de presión en pacientes enfermos. Algunos cuentan con enchufes eléctricos para regular la temperatura.

Cómo hacer para elegir el mejor

Para no equivocarse y elegir el mejor colchón antiescaras, deben considerarse varios factores importantes, como:

  • Peso del paciente y carga máxima permitida sobre el colchón
  • Aspecto y estructura
  • Modelo acorde a las necesidades del paciente
  • Material de fabricación de buena calidad
  • Contenido de accesorios adicionales
  • La presencia de un sistema de soplado (necesario para que la piel respire)
  • El ruido emitido por el compresor (elegir el de menor ruido)
  • Tamaño del colchón similar al de la cama

Cuidados de los colchones

limpieza del colchón para úlceras de presión

Como cualquier otra ropa de cama, los colchones antiescaras necesitan una limpieza regular. Hay varias formas de cuidar este producto:

  • Limpie la superficie del producto con un paño suave y una solución jabonosa
  • Aplicar vapor caliente
  • No planchar su superficie
  • No aplicar detergentes agresivos como el cloro
  • Secarlo al aire y nunca directo al sol
  • No aspirar su superficie
  • Si posee compresor, no mojarlo.
  • Si posee funda protectora, lavarla a mano o en lavadora
  • Cambiar el filtro del compresor cada 3 meses (en caso de poseerlo)
0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *