Limpiar colchón con amoniaco

El amoníaco es un gas fuerte e incoloro que al disolverse en agua se denomina amoníaco líquido y puede ser utilizado para la limpieza. Sin embargo es un producto toxico si se ingiere o si entra en contacto con la piel en grandes cantidades.

No debe mezclarse con blanqueadores ya que producirá la liberación de gas cloró tóxico que puede ser mortal. Tampoco debe mezclarse con otros productos químicos o de limpieza ya que puede provocar intoxicación o reacciones alérgicas.

El amoniaco es uno de los productos más versátiles para limpiar nuestro hogar ya que puede emplearse en diversas superficies y espacios, incluso en el colchón, con excelentes resultados.

Antes utilizar el amoníaco para limpiar, debe tener la precaución de abrir las ventanas o conductos de ventilación. Es recomendable colocar un ventilador en las ventanas para que el aire circule de una mejor manera. No debe exponerse a los niños ni mascotas al amoníaco, por tanto antes de utilizar este producto asegúrese que no estén presentes en el área debido a que son mucho más sensibles a los vapores.

Limpiar el colchón con amoníaco

Usualmente el colchón es uno de los elementos de la casa que es fácilmente de olvidar al momento de la limpieza. Sin embargo es importante recordar que es vital para la salud limpiarlo periódicamente a fin de eliminar manchas, olores desagradables e insectos como ácaros, chinches, pulgas o para desinfectarlo de bacterias y virus.

El momento ideal para realizar una limpieza del colchón es la primavera y realizar limpiezas periódicas que ayudarán a preservar la salud y alargar la vida del colchón.

Es necesario realizar una limpieza semanal del colchón al momento de cambiar las sábanas. Solo debe retirar las sábanas y permitir que se ventile por un periodo de al menos quince minutos con las ventanas abiertas

Pasado ese tiempo aplique un cuarto de taza de bicarbonato de sodio sobre el colchón con ayuda de un tamizador. Cepilla suavemente con un cepillo toda la superficie. Con este procedimiento eliminaras los olores. A continuación pasa el aspirador por la superficie del colchón para eliminar ácaros y suciedad acumulada en las ranuras del colchón.

Si encuentras manchas, limpia el colchón un trapo humedecido con amoniaco, hasta que las manchas desaparezcan. Deja secar para posteriormente colocar las sábanas.

Es recomendable realizar una limpieza más profunda cada seis meses para eliminar manchas y olores. Comienza pasando la aspiradora por todo el colchón para eliminar la suciedad que pudiera tener acumulada. Utiliza espuma limpiadora específica para colchones o prepara una casera con un poco de agua, jabón lavavajillas y una cucharada de bicarbonato.

Bate la solución hasta que salga mucha espuma y procede a aplicar la espuma sobre la superficie del colchón. Deja que la espuma actué por unos minutos. A continuación retira el producto con un paño húmedo y deja secar.

Para eliminar las manchas, limpia el colchón con amoniaco. Solo debes aplicar amoniaco con un trapo limpio sobre el colchón y frotar vigorosamente. Recuerda la toxicidad del amoníaco y protege tus manos y vías respiratorias, utilizando guantes y abriendo las ventanas. Seguidamente aclara todo el colchón con un paño mojado en agua limpia y escurrido para eliminar los residuos. Espera que se seque con las ventanas abiertas y posteriormente pasa el aspirador nuevamente para eliminar los residuos secos que hayan quedado.

Rotación del colchón

Los fabricantes recomiendan rotar el colchón, particularmente si es de muelles, cada tres meses a fin de que no se deformen.

Durante los tres primeros meses de uso se debe voltear el colchón horizontalmente, de izquierda a derecha. A los seis meses debes voltearlo verticalmente, es decir colocar la parte que estaba ubicada en la cabeza debe colocarse hacia los pies.

A los nueve meses procede a girar el colchón de nuevo horizontalmente, pero de derecha a izquierda, y al finalizar el año voltea nuevamente el colchón a su posición original

Evitar la presencia de ácaros en el colchón

Los llamados ácaros de polvo son asiduos de los colchones, sin embargo además de la limpieza periódica de los colchones y la ventilación diaria del mismo, puedes elaborar un spray casero para mantener estos insectos alejados de tu colchón.

Para preparar este spray anti ácaros, mezcla un vaso de agua destilada, medio vaso de alcohol y 30 gotas de aceite esencial de lavanda u otro aceite esencial con propiedades desinfectantes. Mezcla los ingredientes e introdúcelos en un frasco con rociador. Pulveriza esta solución sobre el colchón, las almohadas, cortinas, alfombras y las superficies que habitualmente acumulan ácaros.

Aplícalo semanalmente al momento de cambiar las sábanas, después de ventilarlo y antes de colocar la ropa de cama limpia.

También es recomendable utilizar las fundas anti ácaros tanto para el colchón como las almohadas, que evitarán que estos indeseables insectos tomen posesión de tu cama.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *